En la costa sureste de la isla de São Nicolão, Carriçal puede considerarse un pueblo de pescadores simplemente porque la pesca es la única actividad tangible allí. Pesca artesanal a pequeña escala con pequeñas embarcaciones no lejos del puerto. ¿Por qué marcharse de allí cuando las aguas están llenas de meros moteados con hermosos vestidos rojos, azules o naranjas, atunes y tantos otros habitantes del mar deliciosos para comer?

Fondeo de Cariçal, ideal para quedarse alejado del mundo

Se puede comprar directamente a los pescadores por un precio ridículo, alrededor de 2 € por kilo. Limpian el pescado y lo cortan como lo prefieras con una impresionante destreza y movimiento de muñeca.

 El pueblo se encuentra alrededor de la bahía en la cual, al atardecer,  algunos pescadores se afanan para capturar pequeños peces con tan solo un simple palo de bambú y un alambre con dos ganchos. No hay necesidad de cebo; moviendo los anzuelos rápidamente, atrapan peces por docenas. El pequeño muelle portuario es el lugar de encuentro de las gentes de este pueblo. Allí, permanentemente se limpian  las capturas que se consumirán, que se mantendrán vivas para cebo o que se venderán en la capital de la isla que se encuentra a una hora y media de pista.

Pescadores en la bahia de Cariçal, Cabo Verde

Internet, todavía no ha llegado a esta parte del mundo. Una de las dos compañías caboverdianas ofrece una pequeña red que permite algunas llamadas. La gente es tímida y reservada frente al viajero que llega; no tratan de molestar al visitante que camina tranquilamente por sus callejuelas. 

Hay dos extranjeros que se han instalado allí, un viejo francés que practica la pesca submarina y un alemán, Mike, que está allí por su pasión a la pesca. Una vida simple hecha de placeres simples.

Fondeo de Cariçal en la isla São Nicolau, el barranco permite un poquito de verde

La pequeña playa de arena negra escondida en el fondo de la bahía está rodeada por un bosque de palmeras y acacias. Las palmeras dominan desde la altura y sirven como refugio nocturno para que las aves marinas duerman o observen la bahía como vigías de la antigüedad.

Las tortugas marina vuelvan al aguaHay un pequeño recinto para recolectar, monitorear y salvar los abundantes huevos de tortuga que hay en el área. La playa es la entrada de un cañón que penetra en las montañas áridas; una toma de agua, más arriba, permite que se puedan cultivar algunos vegetales dando al paisaje un aire un poco más “civilizado”.

Pasear ...

A media tarde, una corta caminata  consiste en subir el cañón en su parte inferior, protegida del sol por el bosque de acacias. El regreso será por un camino ancho a lo largo de la parte derecha del cañón mirando al mar. Aprovechamos para observar la puesta de sol sobre el pueblo y la bahía donde ya los pescadores se afanan para atrapar sus “pescaditos”.

El estadio de Cariçal, simple pero con muchas felicidad

Un poco más allá, a la salida del pueblo, antes de que los caminos se pierdan en la sequedad de las montañas circundantes, nos encontramos con un campo de fútbol. No es uno de esos campos verdes y bien cuidados. Aquí hablamos del fútbol de polvo y tierra. Me imagino que el ambiente jovial y alegre debe compensar ampliamente tanto la calidad de los equipos como el terreno de juego.

Los alrededores del pueblo de Cariçal

El negocio se reduce a dos pequeñas tiendas de ultramarinos. ¡Cuidado! No podemos permanecer en una visión europea del concepto, las dos tiendas juntas tienen menos opciones que una máquina expendedora de nuestros aeropuertos: unos pocos litros de aceite, un poco de ron al por menor, paquetes de galletas y raros yogures de larga duración. Mike, el alemán, ha comenzado un proyecto con el pueblo: un restaurante-bar con una hermosa vista hacia el mar. Quiere crear una pequeña actividad económica y ofrece comida, principalmente a base de mariscos, de excelente calidad. También trata de promover la venta de algunos productos artesanales, almendras, pimientos pequeños …

Fondeo de Cariçal, ideal para quedarse alejado del mundo

Para los veleros, el fondeo es práctico, excepto en el caso de oleaje del sur. En 10/12 m de arena negra, justo después de los barcos de pesca, muy cerca de la playa o del muelle donde se puede dejar el dingy de forma segura.