Me gustaría dedicar algunas líneas a esta pequeña y maravillosa isla de Cabrera no lejos de Mallorca, a unas 10 millas de Colonia San Jordi y que está calificada como reserva natural.

Si esta isla se mantiene hoy en día preservada y protegida en buena medida se debe a la presencia militar desde la Primera Guerra Mundial. Dicha presencia ha evitado toda tentativa de proyectos turísticos hasta la creación del parque en los años 80.

El reglamento en Cabrera es simple. Todo está prohibido. El fondeo también pero el puerto ha instalado unas boyas que hay que reservar con antelación en la página web de la administración de los parques naturales de las islas Baleares. Los precios son bastante razonables. Por nuestro velero de 10,50 metros en 2018-2019 en temporada baja 9,18€ y en temporada alta 18,36€. La cantidad de noches está limitada a dos pero si hay sitio, los guardias del parque permiten prolongar la estadía allí mismo.

Durante el día hay barcos rápidos que hacen la ida y vuelta con turistas pero a partir de las 17 h. todo el mundo se marcha y la isla vuelve a su quietud habitual. Sólo quedan los guardas del parque, los guías y los veleros fondeando.

El precio de la boya incluye un paseo por la isla con un guía del parque. Son excursiones muy interesantes donde se puede apreciar el perfecto conocimiento de los guías en cuanto a la flora, fauna e historia de la isla. Al regreso, en un pequeño bar perteneciente a los descendientes del último pastor de esta isla, todo el mundo se junta para charlar, beber una cerveza....es el lugar de encuentro de algunos trabajadores que se quedan durante la semana allí, de los guardas del parque, guías y policía.

Los atardeceres bajo un cielo estrellado son inolvidables.

En estas aguas, como está prohibido pescar, hay más peces que en cualquier otro lugar y más grandes. Sólo haciendo snorkeling se pueden ver barracudas, meros... que casi podrías acariciarlos de tan cerquita que pasan de ti. Para bucear con botellas hay que pedir un permiso especial.

Hay que reconocer que la isla de Cabrera es un verdadero paraíso.

Lo que más nos gustó :

  • snorkeling
  • las excursiones con guía
  • la historia de la isla desde la época en la que vivieron los prisioneros de las guerras napoleónicas hasta el último siglo que fue clasificada como parque natural.
  • el ambiente de la cantina por la mañana antes de la llegada de los turistas o por la tarde cuando ya todos se han ido.

Algunos puntos a tener en cuenta:

  • En cuanto llegue allí, contacte los guías que organizan las excursiones. No se requiere ningún nivel físico, la idea es caminar y disfrutar del entorno escuchando las explicaciones del guía.
  • Evite los meses de julio y agosto si es posible. La primavera o el otoño serían las épocas ideales para ir.
  • Pasar 2 o 3 noches es lo ideal. Coja provisiones con usted (agua y comida). Allí no hay tiendas y no se puede comprar nada.