Después de nuestra primera noche navegando llegamos a Calvi, al oeste de Córcega. De fondeo en fondeo bajamos hasta el sur para cruzar a Cerdeña. Córcega nos encantó por sus fondeos salvajes (en junio) y su naturaleza increïble. Un destino que no hay que perderse en un viaje en velero.