Crónica de un viaje en velero ... y en pareja

Sint Maarten es un país constituyente neerlandés en el Caribe. Ocupa la parte meridional de la isla de San Martín y limita con la homónima francesa. El 10 de octubre del 2010 adquirió un estatus diferente junto con Curazao y Aruba como un país constituyente del Reino de los Países Bajos pero aún así no forma parte de la Comunidad Europea. No hay una frontera terrestre entre estos dos países y se puede ir andando, en bus, en coche de un país al otro sin ningún problema.

Cuando llegamos a Sint Maarten lo hicimos con la idea de pasar las Navidades 2020 ahí y después ir al lado francés pero con las restricciones del Covid nos denegaron la entrada en el lado francés y al final nos quedamos 2 meses en la Bahía de Simpson Bay. Para llegar a esta bahía hay que pasar un puente que se abre 3 veces al día en el sentido entrada y otras tres veces en sentido salida. Por el tamaño de nuestro barco, 10,50 pagamos 7 dólares por pasar y después pagamos 20 dólares la semana por el fondeo. (Estos $20 los pagas tanto si fondeas dentro de la bahía como si te quedas al exterior). Algunos veleros prefieren quedarse afuera porque el agua está más clara y además pueden ir a la playa. Nosotros decidimos entrar en Simpson Bay porque coincidió con la llegada de una depresión con fuerte oleaje y sabíamos que adentro estaríamos mucho más protegidos que si nos quedábamos al exterior. Y así fue, pasamos unas Navidades y Fin de Año con mucho viento y rachas de hasta 40 KN.

En este lado de la isla hay todos los servicios necesarios para el mantenimiento y puesta a punto de los barcos. Pero su principal actividad comercial son los grandes “Yates” de lujo, Cruceros turísticos y Casinos.

Desde el punto de vista “naturaleza” no es una isla muy interesante, ni bonita aunque hay1 ó 2 pequeñas rutas que se pueden hacer a pie y con las que ya te puedas hacer una idea de cómo es la isla.

Durante el tiempo que estuvimos fondeando en Simpson Bay volvimos a coincidir con nuestros querido amigos del SIROCO que, ellos, por otro lado, habían decidido ir a Brasil pero las condiciones meteorológicas fueron desfavorables y tuvieron que volver sobre sus pasos hacia San Martin esperando mejores condiciones. Así que de nuevo pasamos el final de diciembre 2020, enero, febrero y principios de marzo 2021 con ellos y con otros más que conocimos como Fernando y Paula (Strega) de Brasil, Anne e Ian (Afrikii) de Canadá.

Pasamos muy buenos momentos con todos ellos como La Noche vieja en nuestro barco y todos los “aperitivos” en Afrikii, Strega y Siroco serán inolvidables!!

Pero todo tiene un fin y cada uno, rumbos diferentes y así llegó el día en el que Afrikki se marchó hacia Antigua y unas semanas más tarde nosotros pondríamos “el Cap” hacia República Dominicana.

Dejamos Strega preparándose para atravesar el Atlántico hacia Portugal a finales de Abril (les deseamos mucha suerte y buenos vientos) y Siroco es posible que venga a República Dominicana antes de lanzarse en su gran travesía hacia Brasil en mayo. ¡Veremos a ver si es verdad!