Los últimos días en Madeira los dedicamos a descubrir nuevos lugares que no habíamos visitado todavía como el jardín botánico y a hacer las últimas compras para abastecer el barco. En general ´los precios de alimentación son muy baratos, bastante más que en España. Habíamos decidido salir de Madeira rumbo a Canarias el día 28 de septiembre 2019 pero debido al paso del huracán "Lorenzo" en el Atlántico Este con una trayectoria errática, no sabíamos con certitud qué hacer, sí adelantar nuestra salida o por el contrario retardarla pero si los pronósticos se cumplian, Madeira se vería afectada también de alguna manera y no queríamos estar ahí para comprobarlo. Gracias a las redes sociales como Facebook donde regularmente pongo fotos y mensajes sobre nuestras etapas, muchas personas comenzaron a preocuparse y a darnos consejos sobre lo que podíamos hacer. Tengo que agradecer expresamente a Vicente Pérez de Tenerife ("¡Antes pirata que rata!") por toda la información metereológica que nos proporcionó, los consejos y lugares donde podíamos ponernos al abrigo. En pocos minutos tomamos la decisión de adelantar nuestra salida y poner rumbo a Fuerteventura (Islas Canarias).

Los tres días de navegación transcurrieron perfectamente, a parte de la última noche la cual estuvo salpicada de avisos de emergencia por "pateras" a la deriva. Para aquellos que lean este blog y no estén familiarizados con la palabra "patera", nos referimos en España a los inmigrantes clandestinos que cada día intentan cruzar a España o Islas Canarias desde Africa en embarcaciones poco seguras y que en la mayoría de los casos se quedan a mitad de camino sin motor y por tanto a la deriva. La posibilidad de poder encontrarte en la noche con esta pobre gente te crea mucha ansiedad,  más que nada por no saber cómo habría que actuar, qué hacer!!! ¿Sería suficiente con llamar a Salvamento Marítimo? Se te encoge el corazón al pensar que ahí en ese mismo instante, en algún lugar no lejos de ti hay personas arriesgando sus vidas o quién sabe, perdiéndola en el intento.

El lunes, 30 de septiembre llegábamos al Puerto de Gran Tarajal. Después de hacer los trámites de rigor en el puerto y de enviar mensajes a amigos y familia que habíamos llegado y estábamos bien, tocaba descansar y dormir.

Gran Tarajal es una localidad del municipio de Tuineje con unos 7000 habitantes aproximadamente. El puerto es pequeño pero agradable. Es barato y con sitio suficiente para los amarres. Por el tamaño de nuestro velero, 10,50 metros el precio es de 10,28€ todo incluido (agua y electricidad /octubre 2019). No hay wifi ni lavadoras.

Para poder visitar la isla de Fuerteventura lo ideal es alquilar un coche aunque también existe una línea de autobuses. Nosotros lo hicimos en coche y en dos días pudimos ver lo más importante de la isla. 

El primer día, pasando por Pájara fuimos a visitar las cuevas de Ajuy. Estas cuevas naturales son coladas de lava que se formaron hace millones de años en los acantilados algunos de hasta más de 40 metros de altura. Aquí podemos encontrar la corteza oceánica que se formó a 3000 metros de profundidad y que por diversos procesos geológicos esta corteza oceánica salió a la superficie y ahora podemos verla por encima del nivel del mar. Continuando nuestra ruta llegamos a Betancuria un pueblo muy bonito pero muy turístico y cuya particularidad radica en que fue fundada en el siglo XV, por Jean de Betencourt, el conquistador de la isla, y fue hasta el año 1834 la capital administrativa de la isla. Siguiendo entre valles desérticos y tierras áridas llegamos a la playa del Cotillo en la costa noroeste llamada también playa de la Concha con una extensión de unos 200 metros de arena blanca y aguas transparentes. Vuelta a la carretera FV101 llegamos a Corralejo  localidad situada en el nordeste de Fuerteventura. Es conocida por el Parque Natural de Corralejo, que cuenta con playas con fuertes vientos y dunas, como la del Moro. El parque alberga especies silvestres en peligro de extinción. La localidad, un antiguo pueblo pesquero, está lleno de bares, restaurantes, tiendas de souvenirs, complejos hoteleros.... a mi gusto, demasiado turístico. En frente se encuentra el islote de Lobos que es  una reserva natural.

El segundo día fuimos directos hasta Morro Jable uno de los principales centros turísticos de la isla y que está situado al sur de la península de Jandía. De ahí por una carretera-pista bastante bien mantenida llegamos a un mirador desde donde se pueden apreciar las maravillosas vistas de la playa de Cofete. Dicha playa se encuentra en uno de los lugares más alejados de Fuerteventura y como ya he dicho, sólo se puede acceder a ella  a través de una pista no asfaltada que llega hasta el pueblo. De regreso paramos en Costa Calma conocida por sus playas de aguas poco profundas, como la playa de Sotavento, donde se practica el windsurf y kitesurf y donde se organizan eventos de deportes acuáticos internacionales. Por último hicimos una parada en Tarajalejo, antiguo pueblo de pescadores. Allí, en un bar al frente de su playa de arena negra nos tomamos una refrescante tónica antes de volver de nuevo a nuestro barco en Gran Tarajal.